fbpx
imagen de diferentes zacua

El lugar donde los Zacua cobran vida

Cristina recorta las alfombras para que el interior se pueda ver hermoso y acogedor. Sandra, como si tejiera una rara pieza, ubica con especial cuidado toda la instalación eléctrica de las baterías. Y así, entre las manos de ellas, María Elena y Lucero, el primer auto eléctrico mexicano va tomando forma. Estas son las mujeres que dan vida al coche que les permitió ocupar un lugar dentro de la industria automotriz.

mujeres que trabajan con el zacua
Ellas son las mujeres que, con sus manos, dan vida a los Zacua.

Zacua se ensambla en la planta que la compañía del mismo nombre inauguró en Puebla en abril del año 2018. La idea de vincular a las mujeres en el proceso era un propósito del liderazgo de la empresa prácticamente desde su surgimiento. Tanto el creador, Jorge Martínez, como la directora de marca, Nazareth Black, son defensores de la pertinencia de impulsar el empoderamiento femenino y consideran muy valioso el trabajo de todas.

Una de las peculiaridades que distingue el proceso de producción de los Zacua es que no precisa de la intervención de maquinaria alguna: se realiza de modo artesanal. El equipo de mujeres acompaña la transformación del auto de principio a fin. Ellas se ocupan del ensamble del tablero de carga, de la instalación eléctrica y de conectar la potencia, los arneses, el banco de baterías y la alarma.
Su trabajo abarca también tareas que tienen que ver con los ajustes finales que se deben realizar en el tablero de instrumentos, la instalación de infotaiment, la pantalla Touch y el VCU final, explica Jaime, un ingeniero que desde recién graduado quedó prendado de esta iniciativa que se compromete con la movilidad eléctrica en México.

La labor que realizan las mujeres de la planta impacta en el diseño personalizado de estas unidades y ellas sienten que esta es una tarea muy afín a una cualidad que todas comparten: la maternidad. Porque “- ¿Qué madre no se entrega a sus hijos al máximo?”, pregunta María Elena. “Yo sé que los míos están orgullosos de que me dedique tanto a este proyecto y con mi dedicación les demuestro que podemos salir siempre adelante”.

Para el equipo de mecánicos que complementa el trabajo de estas mujeres en Puebla, resulta difícil concebir un día sin su presencia. Uno de ellos, el mecánico Jaime Rosas confiesa que “la planta se sentiría vacía si ellas faltaran. Algunas como Grisel tienen que ver con el área de administración, otras están relacionados con los temas de mantenimiento y electrónica. Dependemos de sus habilidades en muchos sentidos.”

El lugar donde los Zacua cobran vida es un espacio muy peculiar. Para sus trabajadores, esta planta es distinta a otras que también se emplazan en Puebla no solo porque su proceso no es industrial, sino porque quienes allí creen en un México más inclusivo y sustentable. Y para eso trabajan.

¿Que te pareció el artículo sobre «El lugar donde los Zacua cobran vida «?

Si deseas leer mas notas de interés da click aquí


Si tienes alguna pregunta puedes enviarnos un mensaje aquí   o encuéntranos en nuestras redes sociales como:

Twitter @zacuaoficial | Instagram  @zacuaoficial | Whatsapp da click aquí

Comparte este artículo: